top of page
  • labeduinacafe

Gina Sisto, Fotógrafa de la realidad social

Cuando Gina nació en Paris, hace 74 años, nunca se imaginó que terminaría viviendo en Colonia del Sacramento.

La madre de Gina murió muy joven, pero le dejó a su hija dos cosas que marcaron su vida: el amor por el tango y su primera cámara de fotos. Así fue, que a los ocho años, Gina y su hermano, Gino, tuvieron que mudarse a vivir con su abuela, la Condesa. Ambos se criaron entre la nobleza, pero el alma inquieta y rebelde de Gina, la hizo dejar atrás ese mundo para viajar, conocer nuevos lugares y personas.



"La emocionalidad en la fotografía es un arte "

Dónde estudió fotografía?

Gina estudió fotografía en Paris durante 7 años. Primero en blanco y negro (el tipo de fotografía que más la apasiona) y luego, con el avance de la tecnología, fue aprendiendo la fotografía a color y la digital.


Cómo llegó a vivir en Colonia?

En el año 98 se muda a Buenos Aires, ciudad que utilizaba como base para sus expediciones fotográficas en Sudamérica. En sus viajes por el interior argentino y boliviano, Gina no solo visitaba lugares inóspitos para fotografiar las diferentes tribus indígenas, sino que se quedaba durante largas estancias conviviendo con ellos y conociéndolos. Lo que más disfrutaba de esos viajes, nos cuenta con un brillo en los ojos, era conectar con la esencia de las personas y disfrutar la simpleza y belleza de la vida.

Después de algunas visitas a Colonia y entablando varias amistades con uruguayos, fue que decidió mudarse a nuestra ciudad, donde reside actualmente. En su casa, construyó con sus propias manos un rancho de barro, al que llama rincón de los recuerdos, y que utiliza como galería para exhibir algunas de sus fotografías y disfrutar de sus antiguedades. (El lugar se puede visitar solo con previo aviso.)


A qué tipo de fotografía se dedica?

Ella se clasifica como fotógrafa de realidad social, donde puede compartir y conectar con la gente, que para ella es lo más importante. A través de su cámara captura las emociones de las personas, pero la fotografía es la que cuenta su historia, siendo la fotógrafa la intermediaria entre las personas y su historia.


Cómo fueron las experiencias de vivir con diferentes comunidades indígenas?

Más allá de su pasión por la fotografía, Gina también tiene vocación solidaria. Nos contó, entre muchas, la historia de una niña de la selva que tenía las dos manos quemadas por el fuego y ella logró traer un médico para que operase a la niña y recuperase la motricidad de sus manos. En otra de sus historias, cuenta como tuvo que ayudar a una anciana, en lo alto de los andes, a enterrar el cuerpo de su difunto marido, porque no tenía quién la ayudase a hacerlo.


Ella aprendió mucho viviendo con las diferentes comunidades, incluyendo sus dialectos; pero lo más importante que aprendió fue el respeto hacia las personas, sus culturas y su entorno.










Entradas recientes

Ver todo
bottom of page